Solá, sobre el Mercosur: “Entre socios, los desacuerdos suelen ser la antesala de nuevos consensos”

Solá, sobre el Mercosur: “Entre socios, los desacuerdos suelen ser la antesala de nuevos consensos”

El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, aseguró que para la Argentina, el Mercosur es su “proyecto político regional más importante” y aunque existen “tensiones” a raíz de nuevos desafíos que enfrenta el bloque en el contexto económico actual, “entre socios, los desacuerdos suelen ser la antesala de nuevos consensos”.

“En las negociaciones con los socios sobre eventuales acuerdos, además, el Gobierno tiene su prioridad: fijarse en qué destinos hay mayor potencial para consolidar sus exportaciones y para importar bienes esenciales que permitan el desarrollo de la industria”, aseguró Solá en un columna de opinión publicada en Clarín.

Según Solá, el Mercosur “es una política de Estado que debe ser sostenida por encima de los cambios de gobierno” y que “no hay que asustarse cuando surgen tensiones” ya que “si alguien imaginó que discutir con franqueza es romper el Mercosur o dejar las negociaciones en marcha, está equivocado”.

El Mercosur exporta al mundo más de 120 mil millones de dólares en alimentos. Una cifra relevante que podemos incrementar conectándonos sin dogmas”

“Todo lo contrario. Entre socios, los desacuerdos suelen ser la antesala de nuevos consensos”, aseguró el canciller.

En el texto, Solá recordó que actualmente hay tratativas de distinto grado de avance con once países o grupos de países -Canadá, Corea del Sur, Singapur, Israel, Líbano, Vietnam, Indonesia, Túnez e India, entre ellos- y que “sobredimensionar la cantidad de acciones es abarcar demasiado” ya que, por ejemplo, Japón “no negocia más de dos o tres acuerdos simultáneamente. Y es la tercera economía del mundo”.

“La clave es progresar en la fortaleza interna del Mercosur. Si el Mercosur recuperase las cifras de comercio entre los socios que alguna vez tuvo, hoy todos estaríamos más fuertes. Esa solidez sería la base para ganar competitividad, proyección y capacidad negociadora”.

“El Mercosur exporta al mundo más de 120 mil millones de dólares en alimentos. Una cifra relevante que podemos incrementar conectándonos sin dogmas”, apuntó.

En ese sentido, dijo que a la hora de negociar nuevos acuerdos la Argentina tiene en cuenta que la industria cayó un 12,2 % entre el primer trimestre de 2016 y el tercer trimestre de 2019, por lo que “no basta con declamar una supuesta “inserción inteligente”.

“Actuar sin dogmas -aseguró- significa que es malo abrirse de manera temeraria y es malo, también, cerrarse de modo anacrónico”.

Y agregó: “Si queremos beneficios concretos tenemos que lograr, entre otras cosas, que se reduzcan fuertemente los aranceles de importación en los mercados de destino”.

Por último, manifestó que “la Argentina está de acuerdo con aumentar la velocidad del bloque”, pero que “cambiar de velocidad es una cosa y otra muy distinta es acelerar sin límites para sentir el vértigo en la cara”.

Luis diaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: